“Regiones y municipalidades por resultados” (por Carlos Castro, socio de METIS GAIA, publicado en “Gestión” el 11 de enero de 2017, pág 21)

El gobierno ha señalado que implementará políticas públicas basadas sobre resultados. Es decir, contará con indicadores que midan la eficiencia, eficacia y calidad de las mejoras que brinda a la población. Si bien este enfoque se impulsa desde hace varios años, es positivo que se priorice a nivel político pues garantiza un monitoreo permanente y una clara rendición de cuentas.

Los gobiernos regionales y locales son actores clave por estar en contacto directo con las necesidades del territorio. Es necesario incorporarlos a esta lógica de gasto para garantizar un adecuado uso de los recursos públicos. No olvidar que ellos concentran el 37% del presupuesto nacional y aportan el 54% del PBI.

Algunas recomendaciones para que la articulación de los tres nvieles de gobierno se fortalezca:

  • Articular sistemas administrativos.- para diseñar e implementar su planificación, los gobiernos subnacionales deben cumplir las exigencias de informacion y análisis de sistemas liderados por CEPLAN, MEF, Secretaria de Gestión Pública, entre otros. Sería eficiente que estos órganos nacionales definan una estrategia que les facilite el trabajo a través de instrumentos que tengan vasos comunicantes. Los organos administrativos deben articularse para que trabajen como ventanilla única que mejore el sistema de planificación y no como procesos paralelos cuyo cumpliminento termina siendo un mero formalismo.
  • Definir roles.- los pliegos rectores de la política a nivel central deben establecer con claridad los roles que cumplirán los otros niveles de gobierno en la provisión de un bien o servicio. Esto implica llegar a un nivel micro, conocido como “modelo operacional”, que señale explicitamente en qué etapa los diferentes niveles de gobierno se suman y se especifique con mayor detalle para que no quede dudas de los roles que cada actor debe asumir. Esto permitirá conocer con mayor claridad cómo los gobiernos subnacionales suman a los objetivos de política; palabras como “promover” o “apoyar”, mencionados en los reglamentos de funciones dicen mucho pero a la vez nada.
  • Establecer procesos.- la provisión de todo bien o servicio debe contar con un manual de procedimientos que permita dimensionar el adecuado uso de los recursos fisicos y humanos, costearlos y posteriomente identificar puntos de mejora. Los programas públicos muchas veces carecen de estos manuales, lo que acarrea ineficiencias evidenciadas en el uso discrecional de los recursos y malos procesos de licitaciones. Elaborarlos no es tarea fácil pues al interior del país no se cuenta con información sistematizada y actualizada que permita un adecuado mapeo de estos procesos que capturen la realidad del territorio, pero es necesario.
  • Generar capacidades.- las capacidades institucionales podrán incrementarse en la medida que el recurso humano sea debidamente acompañado para implementar los programas que el Gobierno desea impulsar. Usualmente, las entidades programan capacitaciones para socializar contenidos pero esto en muchos casos resulta insuficiente. Equipo técnicos de Lima deben instalarse por un tiempo prudencial en las entidades regionales para que con un acompañamiento de “aprender haciendo” contribuyan a la transferencia de capacidades.

Las recomendaciones planteadas surgen de observar directamente los cuellos de botella que enfrentan las regiones para la implementación de políticas públicas. La calidad del gasto público mejorará al interior del país en la medida que el gobierno central genere un paquete de herramientas que aterrice a la realidad de los Gobiernos Regionales y Locales. Pensar que las normas se van a implementar porque se publican en el diario oficial ha sido el comportamiento usual, es momento de priorizar una agenda articulada en los tres niveles de gobierno. La creación de la instancia “GORE – Ejecutivo” ha dado un primer paso a nivel político; debe bajar al nivel técnico que es donde se ejecutan las acciones en el día a día.

“SNIP, ¿muerte o reforma?” (Por Nathan Nadramija, socio de METIS GAIA, publicado en Gestión el 8 de noviembre de 2016, pág 21)

El SNIP nace con el fin de asegurar un mínimo de razonabilidad y pertinencia técnica de los proyectos de inversión pública y evitar monumentos al sombrero o plazas de toros para más espectadores que habitantes de la localidad. La mayor queja son las demoras y plazos debido a que formular los proyectos se convirtió en una tarea más exigente, con más pasos que requieren aprobación. Otra queja es la baja calidad de muchos de los proyectos que son aprobados. ¿Esto justifica eliminar el SNIP o es necesario reformarlo?

Al escarbar sobre las causas de las demoras y baja calidad de proyectos saltan múltiples carencias en las instituciones:

  • No cuentan con planes estratégicos que enmarquen y prioricen los proyectos de inversión.
  • No coordinan con los distintos niveles de gobierno para la formulación ni ejecución y así evitar duplicidades.
  • Sus capacidades de formulación son muy bajas incluso contratando consultores.
  • La volatilidad política es alta y las autoridades son cortoplacistas.
  • Los niveles de corrupción son altos y enquistados a todo nivel con los famosos diezmos.

Resolviendo las ineficiencias y cuellos de botella se pueden reducir los plazos pero no eliminar. Se necesitan proyectos bien formulados, desarrollados sobre diagnósticos bien realizados y que se encuentren priorizados en el marco de un plan estratégico razonable, para evitar los “elefantes blancos”. Por ello, la solución no es matar el SNIP sino fortalecer el sistema atacando las principales carencias mencionadas.

  • Planeamiento Concertado de Calidad: Para evitar proyectos de bajo impacto y reducir tiempos en la evaluación de la pertinencia de un proyecto se requiere fortalecer los planes estratégicos concertados, participativos, realizados con adecuados diagnósticos y trabajo prospectivo. Los planes deben ser de conocimiento público y actualizados periódicamente como documentos vivos. Entre los participantes deben estar actores políticos de los distintos partidos para disminuir la volatilidad en los cambios de gobierno como también actores el sector privado y la sociedad civil.
  • Sistemas de información actualizados: Para formular los planes estratégicos y proyectos se requiere información actualizada periódica que permita evaluar brechas, demandas y prioridades como también características y escalas de los proyectos así como también las mejores alternativas. Estos sistemas deben ser liderados por los sectores y los gobiernos regionales con la participación de todos los actores. 
  • Articulación de distintos niveles de gobierno: El planeamiento debe ser articulado de modo que los niveles distrital, provincial, regional y nacional estén coordinados y eliminen duplicidades. También es necesaria la articulación para contar con una escala adecuada de proyectos que permita aumentar la eficiencia en la formulación, en la ejecución y supervisión y que reduzca también las posibilidades de corrupción.
  • Fortalecimiento de capacidades de formulación: Las capacidades de formulación del nivel central deben ser puestas a disposición de los niveles regionales a través de asistencia técnica, pasantías e intercambios. Al mismo tiempo, es necesario que a nivel regional se cree un pool de expertos que estén a disposición para la formulación articulada de proyectos para los niveles regional, provincial y distrital para proyectos de mayor complejidad en permanente interacción con los equipos formuladores de cada institución.   
  • Sistematización y difusión de conocimiento y buenas prácticas: No solo deben darse guías genéricas sino que se debe gestionar el conocimiento y ponerlo a disposición de los usuarios. Por ejemplo, construir bancos de proyectos tipo que puedan ser utilizados en proyectos parecidos. También sistematizar las buenas prácticas durante todo el ciclo de proyectos que permitan reducir tiempos, aumentar eficiencia y contar con proyectos con características y niveles de servicio pertinentes.

Más que muerte del SNIP se necesitan mejores prácticas de gestión, una revaloración del planeamiento y mayor articulación entre los distintos niveles de gobierno.

“Sobre políticas públicas de impacto” (Por Ricardo Paredes, socio de METIS GAIA, publicado en Gestión el 2 de noviembre de 2016)

El MIDIS, el MINEDU (gestión Saavedra) y algunas áreas de otras entidades con apoyo del MEF, han mejorado sus políticas y programas aplicando buenas prácticas de gestión pública internacionalmente recomendadas.

La nueva administración bien podría medir cuántas entidades las aplican adecuadamente y con ello saber si hacen un uso eficiente de los escasos recursos públicos que se les destinan para el logro de sus objetivos.

Buen planeamiento y mejor diseño.- Preguntas como cuál es el problema que se quiere solucionar y su tamaño, cuál es la población objetivo de la intervención, sus características socioeconómicas, demográficas y culturales, qué recursos propios y de otros sectores necesito, con qué instituciones y cómo debo coordinar tanto a nivel nacional, regional o local,, es la implementación transversal o existen diferencias idiosincráticas regionalmente, es necesario un piloto, entre otras, pueden poner en aprietos a la mayoría de entidades y programas existentes.

Lo tradicional es que se repitan los mismos planes y presupuestos inercialmente sin mayor reflexión, con el gran riesgo de aumentar el gasto o la inversión pública sin que la población perciba mejoras y que las brechas de atención que sufren son cerradas.

Más concretamente, sin planeamiento ni diseños claros, se pueden dar inconsistencias como invertir en la construcción y equipamiento de hospitales sin tener el número adecuado de médicos y técnicos para hacerlo funcionar, o modernizar comisarías en zonas que no tienen acceso a banda ancha o servicio eléctrico permanente, o que el Estado subsidie o repare a concesionarios de carreteras, puertos o aeropuertos regionales por deficientes proyecciones de demanda o imposibilidad de brindar las condiciones básicas para su funcionamiento, entre otros casos.

Continuo seguimiento y monitoreo.- Si lo anterior es fundamental, no menos importante es definir cuáles son los indicadores o variables que dirán si el plan está siendo implementado de manera efectiva o si necesita cambios.

No solo es cuestión de tener indicadores “creativos” sino más importante es que sean medibles de manera realista, continua y cuenten con responsables de reportarlos. De nada sirve establecer un indicador si no lo voy a medir o si para hacerlo necesito más recursos que para todo el plan en sí (p.e. lanzar encuestas nacionales anualmente).

Evaluación.- Ya sea “de resultados”, “de medio periodo” o las más técnicamente exigentes como “las de impacto”, la evaluación es herramienta muy útil no solo para asegurar el buen uso de los recursos públicos y el logro de los objetivos sino para sistematizar conocimiento y mejorar los diseños de políticas.

Establecer áreas responsables.- MIDIS y MINEDU tiene áreas especializadas para el seguimiento, monitoreo y evaluación de sus diferentes políticas y programas. Es necesario que cada institución defina el área responsable de brindar este análisis a la sociedad en su conjunto, además que alimentará el mejor diseño de políticas y asignación de recursos a futuro.

Ciertamente implementar estas prácticas de manera sostenible requiere, además de liderazgo claro, recursos para capacitar funcionarios, levantar información de base a nivel nacional y regional para diferentes sectores y problemáticas, implementar sistemas de monitoreo, seguimiento y evaluación continua, entre otros. Sin embargo, es lo mínimo que se le puede exigir a un Estado que pretende ser moderno y brindar servicios de calidad con transparencia.

Alcanzar estas mejores prácticas permitirá que desde las grandes empresas que destinan miles de millones de soles a esquemas como Obras por Impuestos hasta los ciudadanos “de a pie” que pagamos nuestros impuestos tengamos la seguridad que los recursos públicos se utilizan de manera eficiente y efectiva para solucionar los principales problemas del país.

Propuestas para mejorar el gasto público

Carlos Castro, socio de METIS GAIA, ha publicado el artículo de opinión “Gobierno por resultados” en el diario Gestión (20 ene 2015, pág 21).

En su artículo resalta la importancia de la Gestión por Resultados en el proceso de asignación presupuestal que ha emprendido el Estado Peruano desde el 2007. Asimismo, basado sobre su amplia experiencia en el diseño y evaluación de programas presupuestales en METIS GAIA, presenta un conjunto de propuestas concretas y prácticas para impulsar este proceso y mejorar la calidad del gasto público en el Perú

“Desarrollemos Clusteres”, en Gestión (10 sept 2014)

El señor Carlos Castro, socio de METIS GAIA, escribe sobre la necesidad de desarrollar clusters en el Perú sobre la base de sectores empresariales que reúnen las condiciones para serlo. En su artículo, hace hincapié en la oportunidad de que en el Gobierno se estén impulsando iniciativas hacia la diversificación productiva, que son consistentes con el desarrollo de los clusters.

140910_Gestion_Articulo sobre Clusters

Lanzamiento del “Centro de Competencias del Agua” (Lima, agosto 25 de 2014)

METIS GAIA es socio fundador del “Centro de Competencias del Agua”, iniciativa que pretende contribuir al incremento de la competitividad del Perú, diversificación productiva y desarrollo de capital humano altamente calificado a través de un trabajo conjunto en investigación aplicada, desarrollo tecnológico e innovación en el ámbito de la gestión integrada de los recursos hídricos.

Como parte de las actividades de la iniciativa CCA se realizarán una serie de talleres para dar a conocer la iniciativa y la experiencia en innovación tecnológica de los socios internacionales como el Centro Tecnológico del Agua (TZW) de Alemania y el Consorcio Alemán German Water Partnership.

El primer taller del CCA se llevará a cabo el Lunes 25 de Agosto del presente año a las 9:00 am., en el Auditorio A2 de la Escuela de Post Grado de la Universidad Nacional Agraria La Molina.

Otros socios de la iniciativa del CCA son la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la Universidad Nacional Agraria La Molina, la Universidad Nacional de Ingeniería, la Universidad Peruana Cayetano Heredia, la Pontificia Universidad Católica del Perú y el Instituto Geofísico del Perú, junto a otras empresas, consorcios industriales y centros de excelencia internacionales.

140820_CCA_Taller_UNALM_25_Agosto p1140820_CCA_Taller_UNALM_25_Agosto p2

 

 

 

METIS GAIA opina sobre Desarrollo de Clusters en “El Comercio” (Pág B2, 7 ago 2014)

Carlos Castro, socio de METIS GAIA, opina sobre el desarrollo de Clusters en el Perú. Esto en el marco del debate público sobre el “Plan de Diversificación Productiva” presentado por el Ministerio de la Producción. Es preciso señalar, como indica la nota, que METIS GAIA, en alianza con la consultora internacional Cluster Development y el especialista Javier Dávila, elaboraron un “Mapa de Clusters en el Perú” por encargo del Consejo Nacional de la Competitividad y el Ministerio de la Producción, en el que se identificaron 41 clusters o cadenas de valor a implementar, los cuales pueden ayudar a la diversificación productiva.

El Comercio B2 El Comercio B3